viernes, 26 de febrero de 2016

Reseña: Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo


Reseña: Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo

Título Original: Aristotle and Dante Discover the Secrets of the Universe

Autor: Benjamin Alire Sáenz

Traducción: Sonia Verjovsky Paul

Editorial: Planeta

Segunda edición – Agosto 2015 - Impreso en Argentina








Contratapa: «El problema con mi vida era que se le había ocurrido a alguien más».
Aristóteles es introvertido y tímido. Dante es transparente y expresivo. Por motivos que parecen escapar a toda razón, estos dos chicos de diecisiete años se encuentran y construyen una amistad entrañable que les permitirá redefinir el mundo del otro y aprender a creer en ellos mismos para descubrir los secretos del universo.
El escritor multipremiado Benjamin Alire Sáenz explora la lealtad y la confianza entre dos jóvenes que están aprendiendo a ser adultos en un escenario fronterizo tan mexicano como estadounidense. Juntos deberán crecer al mismo tiempo que se adaptan a una sociedad que también está en permanente búsqueda de su identidad.

Para todos aquellos que han tenido que aprender a jugar con otras reglas.

De cómo lo encontré: Por todo el revuelo que estaba provocando en la red, por todos aquellos bloguers y booktubers que expresaban su amor por este libro y cómo les había cambiado la forma de pensar, o cómo había expresado lo que sentían, o lo identificados que se sentían con él.

Impresiones: Este es un libro muy sencillo, con una historia muy rica. Nos cuenta sobre los pensamientos y dificultades propias de los jóvenes de 16 años, desde el sentirse “demasiado grandes para…” o “demasiado chicos para…”, la relación con la familia, con los amigos, conocer alguien nuevo, enamorarse, etc. Es, como dije, una historia sencilla pero muy bien contada, que justifica totalmente todos los comentarios positivos que vi en la red.
Obvio que la historia toca distinto a los jóvenes que a los adultos, pero aún así creo que es una historia que se puede leer de todas formas aún si ya han pasado 20 años desde tus 16, porque habla no sólo de lo que pensábamos cuando teníamos esa edad, sino que nos pone sobre la mesa temas que quizá, a esa edad, no nos habíamos planteado.
En esta historia también hay dos familias que acompañan a estos dos protagonistas del título, y siendo madre, creo que es un valor agregado muy importante: padres amorosos, afectivos, emotivos, comprensivos, que han pasado por dificultades, que tienen sus propios demonios, y cómo eso afecta a los chicos especialmente en la época en la que se convierten en adultos. Y ese es uno de los puntos a favor que tiene el libro: les muestra a los jóvenes que sus padres pueden estar marcados por problemas o situaciones que hacen que la comunicación sea difícil, y les muestra a los padres que los hijos, especialmente los adolescentes, necesitan que se les muestre afecto y comprensión, y que muchas veces los fantasmas del pasado afectan a los hijos en un nivel que no llegamos a comprender.
Por otro lado, la historia nos muestra diferentes situaciones LGBT (amor entre personas del mismo sexo) y la reacción de la sociedad ante estas situaciones. Hay dos historias que tratan este tema, una de ellas desde el punto de vista de los jóvenes, el descubrir estos sentimientos por otra persona del mismo sexo y la reacción de otros jóvenes ante esta situación, y otra que trata de una pareja adulta y la reacción de la familia de una de esas dos personas ante esta pareja. Ambas historias tratadas con realismo, naturalidad y crudeza porque muestra abiertamente el rechazo y el sufrimiento por el que tienen que pasar no sólo los protagonistas sino su entorno. Y aquí, otra vez, podemos relacionarnos con la historia tanto desde el punto de vista de los jóvenes que buscan su identidad sexual, de aquellos que tienen alguien cerca que está pasando por eso, o también desde los adultos, tanto como padres de chicos o chicas gay como con hermanos o tíos gay (familiares adultos).
De capítulos cortos y con mucho diálogo, el libro se lee muy rápido. Creo que es una de las pocas veces que he terminado un libro dos noches. Si bien no hay acción, el hecho de ser tan natural y amena la historia hace que se pasen las páginas volando.
Hubo lágrimas, no lo voy a negar, pero creo que en mi caso tienen más que ver con mi historia personal que con la historia contada en el libro.
Hubo reflexión, mucha. Desde mi rol de madre, y aunque mis nenes aún son muy chicos, creo que leer esto puede hacernos reflexionar acerca de las expectativas que tenemos con nuestros hijos no sólo sobre sus identidades sexuales, sino también sobre las expectativas académicas, laborales, sociales y familiares. Desde mi desconocimiento de las dificultades que atraviesan aquellos que descubren que sus sentimientos van en contra de lo que muchos esperan, y hasta desde mi pequeño mundo familiar, en donde ser gay nunca fue un problema y me cuesta creer que se descargue tanta bronca sobre alguien que se enamoró de otra persona.
Recomendado a todos, jóvenes y adultos por igual.


Nota final

Quote:

Otro secreto del universo: a veces el dolor era como una tormenta que venía de la nada. La mañana más despejada de verano podía terminar en un aguacero. Podía terminar con rayos y truenos.

1 comentario:

  1. Hola! Me quede por la mitad, pero espero retomarlo pronto.
    Besos =)

    ResponderEliminar

Opiniones, recomendaciones, saludos, todo lo que quieras decirme, excepto URL o direcciones de mail (si quieres contactarte conmigo, hay un mail de contacto en el sidebar).
No se publicarán comentarios que contengan direcciones web!: